Sopa de Piedras

El artículo original se encuentra en eventreference.org/2015/06/29/stone-soup/

(El texto original en Italico se encuentra en: http://www.extremelinux.info/stonesoup/stonesoup.html)

Había una vez, en algún lugar de la Europa oriental de pos-guerra,  una gran hambruna en la que las personas acaparaban celosamente cualquier alimento que encontraban, escondiéndolo hasta de sus amigos y vecinos. Un día un soldado errante llegó a una aldea y comenzó a hacer preguntas como si planease pasar la noche allí.“No hay ni un bocado para comer en toda la provincia,” fué lo que le respondieron. “Es mejor seguir andando.”

“Oh, yo tengo todo lo que necesito,” dijo él. “De hecho, estuve pensando en hacer una sopa de piedras para compartirla con todos ustedes.” Sacó de su carreta un caldero de hierro, lo llenó con agua, y encendió  fuego debajo de éste. Luego, con gran ceremonia, sacó de una bolsa de terciopelo una piedra de apariencia ordinaria y la puso en el agua.

En ese momento, oyendo el rumor de comida, la mayoría de los aldeanos se acercaron a la plaza, otros observaban desde sus ventanas. Cuando el soldado olfateó el “caldo” y lamió sus labios en anticipación, el hambre comenzó a superar su escepticismo.

“Ahh,” el soldado se dijo a sí mismo en tono más que alto, “Me encanta una sabrosa sopa de piedras. Claro, una sopa de piedras con repollo — eso es difícil de superar.”

Seguidamente un aldeano se aproximó vacilante, trayendo un repollo que sacó de su escondite, y lo agregó al caldero. “Excepcional!” gritó el soldado. “Sabías, yo una vez probé sopa de piedras con repollo y también una  rebanada de carne salteada, y eso era digno de un rey.”El carnicero de la aldea se las ingenió para encontrar algún bife salteado . . . y así fué, con las patatas, cebollas, zanahorias, hongos, y todo lo demás, hasta que había realmente una deliciosa comida para todos. Los aldeanos ofrecieron al soldado una gran cantidad de dinero por la piedra mágica, pero él se rehusó a venderla y viajó al día siguiente. La moraleja es que al trabajar juntos, con cada uno contribuyendo con lo que pueda, un bien mayor es alcanzado.

Mientras que habrá sin dudas grupos de personas que tengan al menos un par de semanas de suministros a la mano, la gran mayoría de personas probablemente no tendrán lo suficiente para sus necesidades básicas para afrontar el reset bancario/monetario.

Así como el cuento de la Sopa de Piedras lo muestra, esto no debe volverse un problema insuperable. Hacer picnics comunitarios o banquetes “olla de la suerte” son una tremenda forma para resolver el problema de alimentar a un grupo de vecinos si los comercios son completamente cerrados.

Otras costumbres locales de reuniones de amigos, familias, y vecinos también pueden ser adaptados. En algunas culturas, hay tradiciones de ‘asados de cerdos’ o el local ‘pescado frito’. Por una multitud de razones obvias, estas ideas específicas no funcionarán en muchas áreas. Sin embargo, el punto es adaptar tradiciones locales de reuniones comunitarias para suplir una necesidad durante un tiempo de gran confusión e incertidumbre.

Aún en áreas urbanas o comunidades que son mayoritariamente vegetarianos, estas ideas pueden ser adaptadas con gran éxito. Pincha en el link debajo para ver una tradición mensual en una comunidad de San Francisco:

http://sf.funcheap.com/event-series/free-community-dinner/

Community Meal Pic #2

Para repetir la moraleja del cuento la Sopa de Piedras:

Al trabajar juntos, con cada uno contribuyendo con lo que pueda, un bien mayor es alcanzado.”

Si el ingenio humano es usado con una gran parte de compasión, la gente puede unirse y pasar por cualquier período de tiempo adverso. Esto no será tan diferente. La humanidad puede – y lo hará – prosperar durante  el EVENTO.

Editado por LNBG

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: